Algunos trucos de cocina

Algunos-trucos-de-cocinaAlgunos trucos de cocina

La cocina guarda numerosos secretos, secretos esos que nos ayudan y facilitan la elaboración, mejoran la presentación y reducen los tiempos de cocina. Que ama de casa no guarda sus truqitos, para que tal o cual comida le quede como a ella le gusta, o esos secretitos de la abuela, cuando nos decía, coloca una latita de agua en el horno con los bizcochos para que te queden mas esponjosos, esos que pasan de madre a hija, pues bien aquí les traemos unos trucos de la cocina gourmet, que pueden servirnos en nuestra cocina diaria.

Para hacer un pescado rápido y quedar bien solo hace falta un horno y un poco de imaginación. Lo primero que tiene que hacer es colocar en una bandeja untada con un poco de grasa, que puede ser aceite, mantequilla, margarina o incluso manteca de cerdo, el pescado limpio y que no se monte uno encima de otro. A partir de aquí la imaginación es lo que cuenta.

Para hacer que una pierna de cordero está más sabrosa puede hacerse lo siguiente: con una jeringuilla, injectar en la pierna antes de cocinarla, en varios sitios, vino blanco o coñac. Para que las patatas fritas siempre le queden crujientes, córtelas en tiras finas, echeles sal al gusto y congélelas. Eche las patatas en el aceite bien caliente sin descongelar.

A pesar de los rumores, eche las hierbas aromáticas directamente en el aceite, antes de echar el ingrediente principal. Tendrá mucho más sabor.

La manera más rápida de asar una patata (entera) es cocerla primero, durante un cuarto de hora, y luego meterla en el horno, durante unos 30 o 40 minutos…

Al hervir la pasta, siempre añada al agua un chorrito de aceite de oliva. Será más fina y más sabrosa. Pero no olvide que no hay que poner mucha agua.

El alcohol se evapora rápidamente cuando se cocina algo a lo que se ha añadido. Pero queda el sabor de origen. En vez de agua, ponga cerveza, o vino con agua. O vino solo.

¿Sabes como quitar los malos olores de tu frigorífico? Cada vez que lo limpies, hazlo con agua y bicarbonato. Y si tienes un salero de esos que ya estás harto de verlo, llénalo de bicarbonato y ponlo en el frigorífico y adiós malos olores.

Las carnes no hay que sazonarlas de sal hasta después de asadas o fritas. Salarla antes de freírla hará que la carne pierda jugos y por tanto nos quedará seca.

Para evitar que las legumbres produzcan gases se puede añadir unos cuantos granos de comino al hervir.

Cuando tengas que freír morcilla, cortada en rodajas, y quieras que no se te deshaga, ni que se le encoja la piel, deberás pasar antes de freír la morcilla, por un poco de harina.

Para mejorar el sabor del aceite basta echar, al freírlo, un trozo de miga de pan mojada en vinagre y retirarlo cuando suba de color.

Si haces una sopa y te sale un poco salada, echale un par de rodajas de patata y déjala hervir un poco; la patata absorberá la sal.

Cuando hagas tomate frito, si quieres quitarle ese punto de acidez, ponle una cucharadita de azúcar. Con eso queda más suave.

Para que el pulpo salga tierno al cocerlo, tenerlo congelado unos días o bien hervirlo con unos tapones de corcho.

Para evitar el mal olor de las verduras al cocerlas, sobre todo el de la coliflor y el de la col, echa en la cacerola una corteza de pan.

Si a una ensalada le pones cebolla o cebolleta cruda, puedes hacer 2 cosas media hora antes de servirla: Si la metes en vinagre, conseguirás reducir el picor de la cebolla, y si la metes en agua, conseguirás que sea menos indigesta y que no “repita”.

Cuando la paella empiece a cocer si quieres que los granos queden sueltos, echales unas gotas de zumo de limón.

Share Button

Deja un comentario