Argentina asada

Argentina asada

Argentina es un bellísimo territorio de 3.761.274 Km. ocupando así un segundo lugar en la escala de territorios más grandes de América del Sur. En la zona central y Norte del país encontramos llanuras, en el oeste pacíficas montañas y en el Sur mesetas. De esta forma Argentina presenta una gran variedad de recursos naturales, una enorme posibilidad de producir alimentos basados en la industria agropecuaria y un salpicado de climas y microclimas.

La cría de vacas es característica en este país. Una vez que la vaca está lista, se la lleva al mercado de Hacienda y luego a los frigoríficos donde son faenadas. Y este es el momento en el que… ¡nace el asado! Es decir…el asado está compuesto por partes de la vaca.

gaucho-argentinoLa historia cuenta que los Gauchos Argentinos cocinaban la carne de una manera particular, allá por el 1800. Esta peculiar forma de cocinar la carne fue pasando de generación en generación como se da con las tradiciones. Hoy, el asado es la excusa perfecta para reunirse con amigos, afianzar nuestras relaciones en familia y ¡postergar la dieta para el próximo lunes!

Para explicarles que es un asado, es imprescindible explicarles antes qué es una parrilla. Una parrilla está compuesta por palos metálicos acanalados. Unidos uno al lado del otro formando una plancha uniforme en donde se coloca la carne a cocinar.

Las parrillas suelen decir presente en las casas de todos los argentinos, sin importar el nivel de vida de cada familia.

Debajo de la parrilla se debe crear fuego. El fuego se hace con leña o con carbón. Una vez que el fuego es muy abundante, estamos listos para poner la carne a la parrilla. Esto quiere decir que el asado es carne de vaca cocida a las brasas.
Un asado se compone de:

  • Achuras. Las achuras están compuestas por vísceras. Son los riñones, los intestinos (llamados chinchulines) y las mollejas que son un apéndice cercano al intestino. También encontramos el chorizo, que es un embutido hecho con grasa y carne vacuna o porcina. El chorizo se ubica dentro de un pan y conforma así el famoso choripán argentino. También encontramos la morcilla que es un embutido compuesto por la sangre del animal. Las achuras son lo primero que un asador trae a la mesa y cumple la deliciosa función de “plato principal”.
  • El vacío es otro componente que no debe faltar en la elaboración del asado. ¡Es el estomago del animal y presenta una cara crocante conformado por cuerito del mismo!
  • Lo que llamamos asado esta compuesto por la costilla de la vaca. Se corta en finas tiras y se comienza a cocinar del lado del hueso.
  • El bife de chorizo. Es la cara externa del lomo del animal y se sirve generalmente, según el gusto del asador y de los comensales, en porciones muy gruesas.
  • El lomo se encuentra debajo de las costillas, en el espinazo y es uno de los cortes más preciados y tiernos.

Es interesante saber que Argentina, como vimos más arriba tiene miles de kilómetros cuadrados cubiertos de pastos muy sanos, con fibras y proteínas. Esto hace que en algunos lugares del extenso territorio los animales puedan engordar naturalmente sin necesidad de incorporar hormonas. ¡Es así como la argentina se gana un prestigioso lugar en calidad de carne!
Los pasos a seguir para hacer el asado son los siguientes:

  1. Se deben hacer bollitos de papel de diario
  2. Se cubren con maderas, palos y palillos para “enjaular” los bollitos de papel y colocarlos por encima de ellos como se coloca una carpa sobre el pasto.
  3. Luego se coloca el carbón encima de esas maderitas y palillos. El carbón debe quedar bien rígido sobre el montón de palillos.
  4. Se debe prender un fósforo y acercarlo a las maderas. Éstas a su vez… Encenderán el carbón. Al cabo de unos minutos, se ve cómo el carbón se transforma en brazas incandescentes. Si pueden llegar aquí sin problemas, entonces… ¡Están listos para hacer un buen asado!
  5. Una vez que la parrilla está caliente… Puede comenzar a depositarse la carne cruda sobre ella. En ese momento, la parrilla debe alejarse un poco de las brazas del fuego, para que de esta manera, se evite “quemar” la carne.

Algunos se preguntarán si el asado es “cosa de hombres”. No es así. Cualquiera puede hacer un asado, hombres y mujeres. Cabe resaltar que generalmente… El hombre es quien lo hace, porque implica ensuciarse, posibilidad de quemarse, adquirir olor a humo tanto en el pelo como en la ropa.

Al plantearse el ritual del asado, la cuestión de los esfuerzos no tarda en evidenciarse:

  • La mujer sirve la mesa,
  • Corta los tomates, la lechuga o todo lo necesario para las ensaladas (fieles acompañantes de un buen asado),
  • Cocina papas, corta el pan,
  • Asiste al marido cuando necesita la pala para las cenizas, y la bolsa de carbón,
  • Asiste al marido cuando pide su copita de vino tinto para refrescarse,
  • Asiste al marido si necesita servilletas o un buen cuchillo o una madera para el corte de la carne,
  • Mientras se come, la mujer no olvida pedir “¡Un aplauso para el asador!”,
  • La mujer logra que todos aplaudan,
  • Finalizada la comida, la mujer trae el postre (flan o ensalada de frutas) y lo sirve sonriente,
  • El asador descansa con la panza al aire… Y digiere pausadamente lo ingerido,
  • La mujer desmantela la mesa,
  • Desaparece dos horas (quita la grasa blanca aferrada duramente a los cubiertos),
  • La mujer vuelve a la mesa. Todo ha finalizado. Su marido se ha quedado dormido y los niños se han ido a jugar.

Acá se ha mostrado de manera resumida, una de las tantas alternativas para realizar un asado. Hacerlo es ¡divertido, familiero y sabroso! Espero que tengan suerte, a los hombres con el fuego, a las mujeres… ¡Con todos los “asiste” puntualizados más arriba!
¡Y un aplauso para el asador!… si lo merece.

Share Button

Deja un comentario