Colocación de baldosas de corcho

Colocación de baldosas de corcho

El uso de un cordel será una gran ayuda para llevar a cabo el trazado de los ejes a los que se ha aludido en la figura anterior.
Extendido del pegamento sobre el suelo antes de proceder a la colocación de una serie de baldosas (en este caso, se prepara para ocho unidades). Hay que jugar con el tiempo de presecado de la cola y la dimensión de las losetas. Cortado de las losetas al llegar junto a la pared de la habitación. El mareaje de lo que hay que cortar se llevará a cabo del mismo modo que se ha explicado para las baldosas de moqueta autoadhesiva.
Para el trazado del segundo eje se podrá recurrir a una escuadra de dibujo o de carpintero, al objeto de conseguir un trazo perpendicular al primer eje.
Se presentará, sin encolar, una línea en cruz de “maestras” apoyándose en los dos ejes perpendiculares anteriormente trazados.

74D04 BUTECH

Hay que prestar especial atención al recortado de aquellas losetas que tengan que colocarse junto a resaltos o molduras existentes en las paredes de la habitación. El encolado de las baldosas se realiza tanto sobre ellas como sobre el soporte, el suelo, utilizando siempre una espátula dentada y dejando secar el tiempo necesario para que la cola pierda adherencia al tacto. Por lo tanto, conviene actuar también en este caso por zonas cuya cubrición permita actuar con eficacia (es decir, que la cola repartida en el suelo y en el dorso de las baldosas ni sea demasiado fluida ni demasiado seca).
También se partirá del centro de la habitación después de haber determinado los dos ejes geométricos de la superficie a pavimentar. Recuérdese que más importante que una exactitud meticulosa en el paso de un eje por el centro de la habitación, es que éste sea paralelo, al menos, a una de las paredes en el caso de que haya una desigualdad en paralelismo.
El otro eje vertical al primero longitudinal, se lleva a cabo con ayuda de una escuadra o de una baldosa o plancha que está perfectamente escuadrada.
Estas líneas axiales se materializarán en el suelo por medio de unos trazos de tiza o de rotulador. También puede lograrse mediante un cordel tensado entre dos puntas hincadas.

Share Button

Deja un comentario