De paseo por la Calle de Alcalá en Madrid

puerta-de-alcalaDe paseo por la Calle de Alcalá en Madrid

Un viaje a Madrid es una experiencia realmente inolvidable. Pero a mi un lugar que me marcó en mi estancia allí fue sin dudas la Calle Alcalá, una de las principales de toda la capital española, y donde se encuentran casi todos los comercios de mayor importancia, no sólo a nivel nacional, sino incluso a nivel mundial.
Y mi mayor fascinación fue haber estado en la Puerta del Sol, uno de los puntos más emblemáticos de la ciudad y que además, marca el Kilómetro cero de todas las carreteras radiales del país. El trazado de la misma data del siglo XV, y en todo el recorrido de la misma, encontraremos una gran cantidad de sitios emblemáticos, comenzando por este maravilloso símbolo madrileño.

Allí me deslumbraron absolutamente todos los edificios que la rodean, principalmente la Casa de Correos, construída entre 1766 y 1768 y que realmente vale la pena conocer. Su fachada es espectacular y su estilo muy similar al neoclásico pese a no serlo en su totalidad aunque su influencia se nota bastante.

Luego me dispuse a recorrer los monumentos que allí se encontraban, y me asombró la belleza de la Estatua del Oso y el Madroño, cuyos detalles son perfectos y me imagino el terror que les debe infundir a algunos benjamines que allí pasaran por las noches…

Luego está la escultura ecuestre de Carlos III que merecida la tiene, pero lo más llamativo de ella es que no veía ninguna paloma encima, como si en las otras, y como existen en casi todas partes del mundo. Es más, las palomas son apasionadas de las esculturas, los automóviles y las cabezas del hombre, y quiero ver si alguien me niega estas dos últimas.

Pero retomando el tema, sin querer queriendo, escuché un niño que le hizo la misma pregunta a su padre, lo que me hizo ver que estoy entrando en la etapa de madurez, ya que pensamos las mismas cosas un crío de 8 años y yo… pero en fin, sin querer escuché la respuesta del valiente padre, porque hay que ser valiente para contestar algunas preguntas… ya lo verán.

Allí me enteré que la estatua tiene un dispositivo electrónico para evitar que las palomas se posen encima. Definitivamente electricidad pura no es, entonces comencé a imaginarme como sería ese dispositivo que funciona cual espantapájaros en campo de maíz… mejor no pregunten que se me vino a la mente en ese momento…

Luego encontraremos la Plaza de la Independencia, la Plaza de Cibeles y la célebre Plaza de Toros de Las Ventas. Pero comencemos por el principio, que dicen es lo más conveniente. La Plaza de la Independencia… fue un honor para mi haber estado al lado de La Puerta de Alcalá, un lugar que tato imaginaba luego de pasar gran parte de mi vida escuchando la canción de Víctor Manuel y Ana Belín… en fin, un secreto de mi vida que no debería decir, pero que más da, a esta altura ya somos todos como amigos.

En el lugar me puse a hablar con un comerciante cercano y me contó la historia de la misma, y que anteriormente existía una puerta denominada igual pero un poco más al Oeste y que esta fue ordenada por Carlos III y construída por Francesco Sabatini, un arquitecto de la época, cumpliendo así su objetivo de una mejor ciudad.

También pude enterarme que su primer nombre fue Calle de los Olivares por el Olivar que la atravesaba y que al mismo tiempo bloqueaba el lugar. El mismo fue talado por orden de Isabel I la Católica, ya que en ellos se escondían muchos malhechores que fustigaban a la ciudad.

Y como buen amante del arte, no pude evitar observar su construcción, completamente de piedra borroqueña donde me han llamado la atención sus arcos, los tres centrales de medio punto, y sus laterales de arco adintelado. Y me llamaron la atención porque el arco de medio punto fue muy común en el arte románico más que en plena modernidad, pero excepciones siempre existieron, aunque no imaginé encontrarla aquí.

También me comentó varias anécdotas de la misma, y me hizo observar más detalladamente sobre los rastros que quedan de los proyectiles que impactaron en ella en 1823 con la intervención de los Mil Hijos de San Luis.

Luego me dispuse a recorrer el entono de la Plaza de la Independencia quedándome estático por la tranquilidad que me inspiraba, pese al movimiento existente allí. Cuando logré reaccionar, comencé a observar los edificios adyacentes y realmente son una maravilla. Todos y cada uno de ellos presentan una belleza completamente diferente, todas construcciones relativamente modernas.

Prosiguiendo viaje, llegué a la Plaza de Cibeles que ya directamente no tengo palabras para describir la magnitud de su belleza. Primero, la fuente, esculpida en 1782 es una verdadera obra de arte. La Diosa en el carro es una obra magnífica donde se nota que todos los detalles fueron observados y trabajados arduamente, como en pocas fuentes lo había visto.

Y qué decir de los edificios emblemáticos de su alrededor, como son el Palacio de Buenavista, el Palacio de Linares, el Banco de España y el Palacio de las Comunicaciones, todos ellos con un encanto impresionante, y que en el conjunto forman una verdadera obra de arte paisajística, obteniendo diferentes panorámicas urbanas dependiendo de donde se lo mire.

Finalmente, culminé el trayecto de la Calle de Alcalá, pasando por el frente de la Plaza de Toros de Las Ventas, la más importante de todo el mundo y la tercera en tamaño del planeta y que a su vez presenta el ruedo más grande del mundo con sus 60 metros de diámetro.

La construcción es hermosa, con un claro estilo neomudéjar, cuyo ladrillo visto le otorga ese encanto tan peculiar como solo este material cede cuando es bien colocado. Recordemos que este estilo artístico surge en Madrid a fines del siglo XIX, utilizando para ello rasgos de construcciones antiguas y sobre todo, empleando ladrillos para la construcción, un tanto abstracta muchas veces, pero muy bella.

Y así culminó mi recorrido por la Calle Alcalá de Madrid, la que les digo a todos los que visiten Madrid que la recorran íntegramente que realmente merece la pena ser conocida, y a todos aquellos que ya estén aquí y no la hayan sabido apreciar, tengan en cuenta que el patrimonio que aquí se encuentra, es único, por lo que deberían conocerlo en profundidad y no perderse esta notable posibilidad.

Share Button

Deja un comentario