Costa Brava: ensueño, placer y encanto en el Mediterráneo

costa-bravaCosta Brava: ensueño, placer y encanto en el Mediterráneo

El Mediterráneo en estado puro, ciudades de ensueño, montañas de sensaciones, pueblos con encanto, así es la región turística de Costa Brava, tierra que vió nacer al genial y polémico Salvador Dalí.

Esta región fue llamada así, Costa Brava, por primera vez en 1908, como un claro ejemplo de la rocosidad de sus paisaje y su espíritu agreste. Hoy, Costa Brava nos sigue ofreciendo turismo de aventuras, turismo cultural, turismo rural y turismo de sol y playa, con su naturaleza como ambiente natural, convirtiéndose en la región de España ideal tanto realizar una escapada de dos días de relax y distracción, como así también planificar unas excelentes vacaciones de temporada.

La Costa Brava es el nombre turístico de los 200 km de costa de la provincia de Gerona (Girona, en catalán), desde la desembocadura del río La Tordera (Blanes) hasta la frontera con Francia.

En la zona hay diversos climas, dependiendo de la altitud o cercanía con el mar. Aunque predomina un clima mediterráneo suave y templado, con veranos secos e inviernos moderados. Costa Brava y la provincia de Gerona tienen una profunda extensión y diversidad de bellezas naturales y espacios de visita. Tanto los mismos geroneses como muchos de los que han viajado a Costa Brava coinciden en que hay 20 o 25 lugares que nadie puede dejar de conocer si viaja a la región. Aunque es necesario dormir en Costa Brava varias noches, para poder conocer y disfrutar al máximo las bellezas del lugar. Se puede encontrar alojamiento barato en la Costa Brava. Pero lo recomendamos.

Aquí presentamos algunos de ellos y resumimos sus principales características, aquellas que los hacen lugares privilegiados para conocer Costa Brava.

Aunque no haremos un recorridogeográfico”, comencemos por el primer pueblo de Costa Brava, el Portal de la Costa Brava: Blanes. Allí, el islote Sa Palomera, marca el inicio del circuito turístico de Costa Brava. En Blanes se encuentran los Jardines Botánicos de la Selva Marítima, Mar i Murtra y Pinya de Rosa, dos de los jardines botánicos más apreciados de Europa. Son más 300.000 las personas que los visitan año a año.

El Cabo de Creus (Cap de Creus), ubicado en el extremo más oriental de la península ibérica, es un macizo de roca que deslumbrará. El Parque Natural que protege la zona nos ofrece un singular espacio natural constituido por un litoral abrupto de altos acantilados y bosques hacia su interior. Muchas de las rocas del Parque Natural tienen extrañas formas que simulan animales, y que han llegado a ser míticas. Como el águila de Tudela, el león del Cap Gros o la roca de la isla de Culleró que inspiró a Salvador Dalí una de sus mas importantes obras.

Más al sur, en la ciudad de Figueres, es donde nació el genial artista plástico surrealista Salvador Dalí. Allí se encuentra lo que se denomina el Triángulo Daliniano: el Teatro-Museo Dalí, donde se pueden admirar obras del pintor; la Casa-Museo de Portlligat, en Cadaqués, un conjunto de barracas de pescador que Dalí reformó para instalar allí su residencia-taller; y el Castillo de Púbol, que Dalí regaló a Gala cumpliendo su promesa de hacerla reina, donde ahora se encuentra la cripta donde fue enterrada Gala.

El pueblo de pescadores Cadaqués, del que ya se ha hablado antes en DondeViajar.es, también conocido como el pueblo de Dalí, es como una isla. Un pueblo rodeado por las montañas del Pení, con sólo vista al mar. Cadaqués es ideal para pasar unos días de tranquilidad.

Las Villas medievales de Pals y Peratallada son pueblos que conservan intacta la esencia medieval: el castillo, la torre del homenaje y la plaza mayor, en Peratallada, y la Torre de las Hores (horas), la iglesia de Sant Pere o el mirador del Pedró, en Pals, son lugares imperdibles.

El Monasterio benedictino de Sant Pere de Rodes, del que se tienen datos precisos recién a partir del siglo IX, esconde el misterio (o la leyenda) de que fue construido para resguardar los restos de San Pedro.

Al norte de Costa Brava se encuentra el segundo parque natural más importante de Cataluña, Marismas del Empordá, que concentra un gran número de flora y fauna autóctona.

La Bisbal d’Empordá es la capital de la cerámica, con una importante producción de artículos de barro cocido y ladrillo, y cerámica decorativa y constructiva. Allí encontraremos el Museo de la CerámicaTerracota”. Recomendamos reservar algunos euros para no quedarnos con la sensación de que salimos de la Bisbal d’Empordá sin traernos al menos un pequeño recuerdo de las bellezas que allí crean sus artistas.

El faro de Sant Sebastié, en Palafrugell, es el faro más importante de la región y uno de los que tiene mayor alcance lumínico de todo el mundo. A una altura de 168 metros del nivel del mar, la vista que el faro nos ofrece es deslumbrante y magnífica. Muy cerca del faro, a unos 500 metros, se encuentra la ermita de Sant Sebastié.

El lago de Banyoles (o Bañoles) es uno de los lagos más grandes de la península ibérica, con más de 100 hectáreas de extensión. Es un espacio natural protegido, no obstante en el cuál se pueden realizar un determinado número de actividades deportivas permitidas.

Cuarenta conos volcánicos conforman el Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa, entre los que se encuentran el Volcán de Santa Margarita y el Volcán del Croscat, entre otros. Es un lugar de interés medioambiental, y pese a ser un espacio protegido se encuentra en constante crecimiento urbanístico y tiene una gran afluencia turística.

El poblado ibérico de Sant Andreu d’Ullastret es el mas grande localizado en Cataluña, con vestigios de épocas prehistóricas hasta el siglo II de nuestra era.

A dos quilómetros de L’Escala y a escasos quinientos metros de Sant Martí d’Empúries, se encuentra el Yacimiento Arqueológico de Empuréis, una ciudad greco-romana que mantenía contacto con fenicios y etruscos. El yacimiento puede visitarse todo el año, y un recorrido completo dura aproximadamente una hora y media.

En Ampurdán, comarca histórica de Cataluña, además de los acantilados y pequeñas playas al norte y las playas de fina arena en la Bahía de Rosas, frente al Montgrí, se encuentran las Islas Medas.

Son siete las islas que junto a una serie de islotes conforman las Islas Medas, de playas de fina arena blanca, con un fondo marino, que alienta la practica del submarinismo y excursiones con este maravillo entorno natural como escenario.

Share Button

Leave a Reply