Estambul, el abrazo de oriente

Estambul, el abrazo de oriente

Si revisáramos por un momento nuestros mapas y tratáramos de localizar un a Turquía nos daríamos cuenta en seguida de un detalle; que algunos geógrafos la definen decididamente como de Asia mientras otros no en menor número la consideran dentro del área europea. Entonces salta la pregunta ¿Por qué este desacuerdo? La respuesta la daría una pequeña irrupción de tierra en el mediterráneo finalizando la península balcánica con el nombre – también de origen ambiguo- de Estambul. ¿Y por qué no vuela barato a Estambul y sale de dudas?

mar-del-bosforo-copiaEstambul, la ciudad más grande Turquía cuenta con una nutrida población de alrededor de diez millones de habitantes, es decir una de las grandes urbes mundiales, aunque la capital de este país sea Ankara. Pero sucede que Estambul tiene vida propia, se ha alimentado a lo largo de su historia de distintas civilizaciones que le han imprimido un sello de puerta de entrada de todas ellas.

Como toda ciudad que concatena dos continentes Estambul es una ciudad que se dedica al comercio a gran escala. Sirve de paso a grandes barcos petroleros y mercantes que cruzan el Estrecho del Bósforo, nombre con el que se conoce a la porción de mar que separa a Asia y Europa y que asimismo divide a Estambul en dos partes. Sí, es una ciudad que se divide en dos continentes, por extraño que parezca y es residencia de cultos, costumbres, actividades y visiones panorámicas de ambas partes del mundo.

La gente en Estambul –estambuleños, si quieres usar un gentilicio- como suele suceder en las ciudades en donde el gran comercio es cosa de todos los días – Amsterdam o Nueva York, por ejemplo- guarda una gran tolerancia sobre sus propias creencias. Ni siquiera su notoria mayoría musulmana es un obstáculo para la fluida interacción entre sus connacionales o con los eventuales extranjeros en la ciudad. Desde luego que toda creencia de influencia masiva en la medida que se pueda ver ofendida va a tener una reacción desfavorable. Por eso es importante que uno trate de ver las diferencias aquí como parte de la atracción misma.

Estambul, como ya lo hemos dicho antes es la puerta de entrada a la civilización musulmana es por eso que si un occidental o mejor dicho, alguien que no compartiera la confesión islámica éste es un buen lugar para conocerla, sobre todo por la gran apertura de sus creyentes. Una vez aquí podrás echar por tierra muchos de los prejuicios acerca de la intolerancia y el espíritu violento del islamismo.

Por supuesto que si, por ejemplo entras en una mezquita, tendrás que atenerte a las normas propias del islamismo, por ejemplo una mujer no puede entrar en ella con el cabello descubierto sino tapada con un velo. Igualmente los hombres deben hacerlo con pantalones largos. Aparte de aquello no existen mayores restricciones para visitarlas.

mujeres-en-estambulMuchos de sus monumentos han servido para albergar a civilizaciones diferentes, aquí mejor que en otro lugar se logra visualizar cómo puede adecuarse una estructura a otra. Prueba de ello la tenemos en la Hagia Sofia o Iglesia de Santa Sofía que sirvió como templo emblemático del cristianismo oriental y actualmente ha pasado a hacer una mezquita. No encontramos, sin embargo cambios mayores en su arquitectura, tan solo los alminares o torres que ahora posee. La Basílica de Santa Sofía es incuestionablemente, uno de los más fantásticos complejos arquitectónicos de todos los tiempos.

Además de Santa Sofía la ciudad cuenta con una variedad de mezquitas dignas de visitar como la Mezquita Azul, separada de Santa Sofía tan solo por un gran jardín. Es una síntesis de la magnificencia de la arquitectura islámica dentro del apogeo del Imperio Otomano.

hagia-sofiaLos Bazares son otro ejemplo del ayuntamiento de civilizaciones en este lugar. En el Gran Bazar, fue el primer gran edifico construido con propósitos comerciales Hay un sinnúmero de cosas no solo para comprar sino también para ver y si es que se puede, fotografiar. En el Bazar Egipcio de menor tamaño que el anterior, se pueden encontrar especias y perfumes típicos de Turquía así como de otros lugares del mundo. Te advertimos que los turcos son muy hábiles negociantes y no siempre uno puede encontrarse con el precio justo por lo que le venden. Así que debes estar atento en cuanto a este detalle.

el-gran-bazar

Cuando arriba nos referíamos a Estambul como punto de conexión geográfica entre oriente y occidente, era inevitable mencionar que el Bósforo forma parte de ese pequeño punto en el mapa, trascendental en la historia del mundo y básico para entender el carácter del ciudadano turco promedio. El puente colgante del Bósforo es uno de los mayores del mundo en su género. El Cuerno de Oro, llamado así por su forma separa la parte Europea del Bósforo. Una vez alcanzada la parte asiática uno se encontrará con la Torre Gálata desde donde se puede tener una vista panorámica hermosa de toda la ciudad de Estambul.

Sin duda hay mucho más que ver en esta interesante ciudad. Pasar por cada barrio, apreciar tal o cual monumento, visitar sus museos o bazares nos lleva a pensar la importancia vital que tuvo- y aún tiene- esta parte del mediterráneo. Gran parte de los pueblos entre los que se bifurcan oriente y occidente tuvieron en algún momento un centro de operaciones allí, sea para la guerra, para el comercio o por el exclusivo afán de conocer lo que hay del otro lado del mar. Tomemos la tercera opción, que al fin y al cabo es la que más satisfacciones nos dará.

Share Button

Deja un comentario