La influencia Islámica en el arte y cultura marroquí

La influencia Islámica en el arte y cultura marroquí
Se denomina oficialmente como el Reino de Marruecos, y se trata de un país africano del Magreb, con costas en el Océano Atlántico y el Mar Mediterráneo. En su ubicación, se separa de Europa por medio del estrecho de Gibraltar.

Marruecos es famoso por ser el punto de arranque ideal para el viajero en África. Ya que se localiza a un salto fácil de Europa. Por lo que, si se pretende viajar por ese continente, lo mejor es reservar en algunos de los hoteles en Marruecos, para luego continuar el viaje.

Photographer ©John Elk III/ Lonely Planet ImagesEste sitio es conocido por su carácter amistoso, agitado y estimulante. Al recorrer sus calles, no faltarán mercados al aire libre; alfombras, tallas en madera, y joyería, son los objetos más frecuentes, aunque el primer producto del país es el cuero, que, según dicen, es el más fino del mundo.

También ha desarrollado una cultura de tradiciones artísticas, que se encuentran vinculadas con la música; del estilo clásico que desarrolló en la España musulmana y las tradiciones musicales cuentistas del Berbers indígena a través de la fusión contemporánea de estilos; africano y francés. Aunque identificado más con Argelia, el rai es el estilo musical con más fuerza en las ciudades de Marruecos. A pesar de sus ritmos árabe-africanos, combinan instrumentos eléctricos para crear un efecto hipnótico.

La elaboración de las artesanías es importante en Marruecos. Estas han sido muy apreciadas comercialmente desde el siglo XVI. Los tableros pintados y esculpidos para la decoración interior junto con los azulejos siguen siendo muy empleados en la ornamentación de interiores en edificios religiosos y casas ostentosas.

Marruecos tiende a marcar su propio ritmo en cuanto a la tradición islámica en términos de estilo de vida. Para quienes no están acostumbrados a vivirlo, la segregación estricta de los sexos en la vida pública puede resultar extraña al visitante.

En lo referido a lo gastronómico, la comida marroquí es muy buena, sin ser extremamente excitante. El plato nacional es el cuscús; sémola acompañada de verdura y cordero. En las bebidas, se destaca el té como la bebida marroquí por excelencia.

El sector de servicios, ha evolucionado en los últimos 2 años, esto se debe a la creciente recepción de visitantes en busca de conocer esta particular cultura.

Por su parte, el clima varía entre el desértico del sur y el mediterráneo del norte, con temperaturas medias que van de los 10 grados centígrados en enero, a los 25 en julio.

Share Button

Deja un comentario