Las Islas Caimán, Caribe con sabor europeo

2-especie-de-tortuga-de-las-islas-caiman-tomada-de-flickr-por-fotografo08

Las Islas Caimán, Caribe con sabor europeo

Si hablamos del Caribe, hay que decir que existe un Caribe con profundas raíces hispanas, el mejor ejemplo, Cuba. Por otra parte, está el Caribe en el que la magia de sus islas esta influenciada por la elegancia británica. En cualquiera de los casos, el Caribe tiene una personalidad propia, condicionada por un clima benigno, alegres noches e interminables playas de arena blanca, ideal para broncearse disipadamente. Puedes aprovechar la gran cantidad de viajes baratos que en estos momentos ofrecen las agencias de viajes.

Las Islas Caimán se presentan como un ejemplo de coexistencia de estas dos influencias. La música de origen inglés ameniza las noches, y en las islas con mayor influencia hispana, la Salsa se hace presente. El Caribe también es homogéneo en cierto sentido. La geografía, el litoral, y las costumbres de sus habitantes parecen cortados por la misma tijera, aunque los colonizadores procedían de países distintos.

1-george-town-tomada-de-flickr-por-jrpereztLas Islas Caimán pertenecen al lado inglés y aún son parte del Reino Unido, además, este lugar es uno de los principales destinos turísticos del Caribe. Esto se debe a dos razones fundamentales. La primera es que las Islas Caimán son una especie de Meca del buceo y habría que añadir la zona marítima de Pequeño Caimán, conocida con el nombre de Bloody Bay, uno de los principales centros de este deporte ya que las condiciones del agua son insuperables.

La segunda gran razón es la tranquilidad del lugar con un comercio ambulatorio reducido a la mínima expresión y aquí habría que agregar el apelativo mundial de paraíso fiscal, lo que presenta a la isla como un lugar ideal para los negocios de alto vuelo. Las Islas Caimán se encuentran en el archipiélago de las Grandes Antillas, al sur de Cuba y al noroeste de Jamaica.

Las Islas Caimán fueron divisadas por Cristóbal Colón durante su cuarto viaje al Nuevo Mundo. El 10 de Mayo de 1503 arribó a las actuales Pequeño Caimán y Caimán Brac, a las que bautizó como las Islas Tortugas debido a la gran cantidad de estos animales que moraban en sus aguas. Colón tuvo una corta estancia en estas islas pero fue suficiente para que su fama trascendiera debido al abastecimiento de carne que ofrecían estos reptiles, siendo incluidas en las rutas de navegación entre Europa y América.

Además de tortugas, también había bastantes caimanes por lo que se le conoció como Islas Caimanes, de donde finalmente derivó su actual nombre. Pese al sustento que podía brindar, la isla permaneció deshabitada por siglo y medio hasta que Francis Drake estableció una base de operaciones en Gran Caimán. Fue a partir de este hecho que esta zona del Caribe se convirtió en guardia de piratas hasta que en 1655 los barcos británicos se apropiaron de Jamaica, extendiendo el dominio hasta Gran Caimán.

El año 1670 se firma el Tratado de Madrid, por el cual España reconoce la soberanía inglesa sobre estos territorios. Ya en 1962, Jamaica adquiere su independencia y Gran Caimán decide seguir perteneciendo a la Corona británica. En la actualidad, los caimanes se han extinguido en las islas y sus playas están a merced de los bañistas para pescar, practicar todo tipo de deportes acuáticos o simplemente asolearse o fumar un habano en la terraza de alguno de los hoteles de la zona.

La mayoría de los hoteles se concentran en Seven Mile Beach, una extensión de playa ubicado al norte de George Town -la capital-. Asimismo, allí se encuentran departamentos y villas en alquiler. La extensión de esta zona es de aproximadamente siete millas y las playas nunca están atestadas por lo que siempre encontraremos el espacio ideal para relajarnos e incluso permanecer en solitario durante algunas horas del día.

George Town es una ciudad pequeña y agradable. Frente al puerto encontraremos el Museo Nacional de las Islas Caimán, una casa de madera blanca que reúne algunos recuerdos de la historia de las islas. Hacia el interior de la isla encontramos el edificio más antiguo, el Castillo Pedro St. James. Fue construido hace más de dos siglos como residencia particular en un lugar fresco y sombreado.

Otra actividad que se puede hacer en las Islas Caimán es la inmersión en submarino para admirar el tesoro escondido bajo el mar. También podemos visitar la granja de tortugas ubicada en West Bay, al noroeste de Gran Caimán, donde encontramos centenares de especies; o visitar los géiseres del East End, en la costa sur de Gran Caimán. Hacia el este de esta zona se encuentran las playas más solitarias de la isla.

Para conocer la flora y fauna autóctonas debemos ir al Parque Botánico Isabel II. Allí podremos apreciar varias especies como las iguanas azules, los loros de Caimán y los pájaros carpinteros. Luego podemos darnos un tiempo e ir a conocer las islas menores de Caimán Brac y Pequeño Caimán. Ambas se encuentran aproximadamente a 150 kilómetros de Gran Caimán.

3-snorleleo-y-pesca-en-gran-caiman-tomada-de-flickr-por-jmourinoSnorkeleo y pesca en Gran Caimán tomada de Flickr por jmourino

Caimán Brac es un centro donde se pueden avistar aves y visitar la Reserva de Loros del National Trust. Cerca de la costa se practica el buceo en un impresionante arrecife que consta de un muro de 1800 metros de profundidad. Pequeño Caimán es una isla poco habitada lo que le confiere un aura de isla virgen. La llegada se hace en avioneta y las visitas a este lugar por lo general tienen como motivo el buceo.

Bloody Bay Wall aparece como uno de los lugares favoritos en todo el mundo para la práctica de este deporte. Su arrecife baja hasta los 360 metros de profundidad. En Pequeño Caimán también podemos visitar la Reserva de Pájaros Bobos que alberga miles de estas especies además de aves palmípedas.

Share Button

Deja un comentario