Las tradicionales celebraciones en Mallorca para las fiestas

Las tradicionales celebraciones en Mallorca para las fiestas

Con la proximidad de las fechas festivas, se aumentan las ganas de hacer algo distinto, y por quí no llevarlo a cabo. Quizás una opción divertida, sería pasarlas en un lugar con todos los elementos para hacer de esta navidad y año nuevo, unas celebraciones inolvidables. Para esto, tomar unos de los vuelos a Mallorca puede ser una elección acertada.

En esta isla, la más grande del archipiélago balear, el cual forma la comunidad autónoma más oriental de España, las celebraciones tienen mucho lugar, ya sea las fiestas típicas y tradicionales del lugar; como las celebraciones de finalización de año.

luces-navidad-1La navidad sigue al pie de la letra las costumbres del lugar con la misa del gallo, por la noche del 24 de diciembre, se da inicio a las conmemoraciones en muchas iglesias de Mallorca. Allí un niño se encarga de entonar el canto de la Sibil•la, en catalán antiguo. Si se quiere presenciar la más importante de las misas, habrá que ir al Santuario de Lluc, donde interviene el coro de los Blauets y la de la Catedral de Palma. El día 25 de diciembre queda reservado para reuniones y festejos familiares, donde se comparte una comida, al igual que en Sant Esteva, el día 26 de diciembre.

Para los finales de año también se prevén grandes festejos. Para el último día del año hay agasajos durante toda a noche, con fiestas, fuegos de artificio y bailes típicos. El día de reyes, el 6 de enero, resulta ser el que concluye con estas conmemoraciones, cuando lo niños reciben sus regalos.

Luego comienza nuevamente el espíritu festivo, cuando el carnaval asoma. En Mallorca es una fecha de gran importancia y por eso se inicia con el Dijous Jarder, y se alarga hasta el fin de semana, cuando tienen lugar los desfiles con comparsas de personas disfrazadas.

Aprovechando la estadía allí, no se pueden dejar de recorrer las excelentes playas y paisajes soñados. Porque esta isla tiene la particularidad de poseer un clima, bajo la influencia mediterránea, por lo que las temperaturas durante el verano pueden llegar a superar los 30 grados centígrados, mientras que en invierno muy pocas veces desciende los 5 grados. Se trata de un clima húmedo, pero esto no imposibilita que una nevada sorprenda en las cimas más altas de la Serra de Tramuntana. A pesar de poder viajar durante el invierno, la propuesta resulta muy atractiva en cuanto al nivel paisajístico.

Share Button

Deja un comentario