De pinchos y ruta por Bilbao

bilbao-5De pinchos y ruta por Bilbao

De todos es sabido la riqueza de la gastronomía vasca. Desde la merluza vasca al txacolí, el bacalao a los tradicionales pinchos, especie de tapas con todo tipo de ingredientes, tanto fríos como calientes, las hay de una gran variedad.

Dichos pinchos los encontrarás en muchos de los bares o tabernas que recorren la ciudad, ya sea en el barrio antiguo, como en los más nuevos. En la mayoría de estos bares hay que comer de pie. Los pinchos se encuentran en la barra y tú mismo los eliges y se lo pides al camarero. Todavía no se sabe (forma parte del misterio de la gastronomía de los pinchos vascos) de qué manera cuentan los camareros todos los pinchos que puedes llegar a comerte, ya que todo es muy rápido y las tabernas suelen estar siempre llenas a los topes.

Dichos pinchos se comen regados con txacolí, sidra o bien vinos fuertes e inmejorables, pues el País Vasco también es tierra de vinos excepcionales.

Algunos lugares donde comer tales delicias en Bilbao están clasificados, según se trate de delicias más modernas y las más tradicionales. Los pinchos de vanguardia los podemos encontar en: El Globo, Zuga o La gallina ciega; pinchos modernos en: Okela, Oriotarra y Bilbao, entre otros; locales más clásicos: en Eme y Toledo; cazuelitas en el Huevo Berria o el Río Oja.

En cinco años atrás, Bilbao ha cambiado para bien. De ser una ciudad, algo escondida y, dicho por los propios paisanos “algo fría y gris” ha pasado a convertirse en un gran centro de vanguardismo y arquitectura singular, elegida por los más prestigiosos ingenieros, con monumentos modernos y otros más antiguos e históricos.

En el casco viejo medieval, hallamos el Puente de la Merced, que en 1937 se rehizo sobre el primitivo que Ernesto Hoffmeyer construyera en 1883; el Mercado de La Ribera, de estilo ecléctico, presenta una bella arquitectura con hermosas vidrieras. Fue construido por el bermeano Pedro de Ispizua y Susunaga. Inició sus actividades en 1929 y sobresale especialmente por su excelente oferta de pescados y mariscos. Tras las inundaciones del verano del 83 se reformó, saneó y modernizó interiormente en sus estructuras e instalaciones. También está la Catedral de Santiago, dedicada al apóstol que es patrón oficial de Bilbao desde 1643. Construida a finales del siglo XIV en estilo gótico, tiene tres naves con triforio y girola. El claustro es pequeño pero de bella traza gótica. Adquirió rango de Catedral en 1949. Su torre y fachada principal es obra neogótica de Severino de Achúcarro, terminadas en 1887.

En el casco viejo moderno, se encuentra la Basílica de Begoña, cuya Virgen, la “Amatxo”, goza de gran devoción entre los bilbaínos. La iglesia es obra de Sancho Martínez de Arego, construida sobre el lugar donde se apareció la virgen a principios del XVI, presenta una bella traza gótica. En el retablo neoclásico del Altar Mayor está el Camarín de la Virgen. La portada es de corte renacentista con un gran arco triunfal. El gran campanario con espadaña es de comienzos del S.XX. También destaca la perfección del Teatro Arriaga, construido por Joaquín Rucoba y Octavio de Toledo, se inauguró el 31 de Mayo de 1890, recibiendo el nombre del compositor bilbaíno “Juan Crisóstomo de Arriaga”, cuyo busto, obra de Tomás Fiat de 1885, preside la escalera imperial. Es uno de los edificios mas notables de la Villa, inspirado en la Opera de París, con una gran suntuosidad interior. Su fachada tiene un estilo ecléctico y elegante con grandes balcones sostenidos por atlantes.

En la orilla derecha, podemos ver uno de los puentes más modernos, el Zubizuri o Pasarela de Calatrava. Esta obra de Santiago Calatrava, asemeja un barco de vela blanca con suelo de cristal que une airosamente las dos orillas por medio de un gran arco inclinado.

Museo Guggenheim Bilbao

Este museo merece un apartado especial. Es una genial e inmensa obra de Frank Gerhy que combina hierro y piedra con revestimiento de titanio. Merece la pena entrar y visitar sus obras, pero el edificio es una obra de arte en sí y se ha convertido en buque insignia de Bilbao.

La misión del Museo Guggenheim Bilbao es reunir, conservar e investigar el arte moderno y contemporáneo y exponerlo en el contexto de la Historia del Arte desde múltiples perspectivas y dirigido a una audiencia amplia y diversa.

Para ello, se pretende contribuir al conocimiento y disfrute del arte y los valores que éste representa, en el marco de una obra emblemática de la arquitectura, como pieza fundamental de la Red de los Museos Guggenheim y sirviendo de símbolo de la vitalidad del País Vasco.

El Museo Guggenheim Bilbao fue inaugurado en 1997 como parte de un esfuerzo de revitalización de la ciudad de Bilbao, convirtiéndose casi desde su apertura en una importante atracción turística cautivando la atención de visitantes de numerosos países y constituyendo el símbolo contemporáneo más importante de la ciudad.

El Museo Guggenheim Bilbao cuenta con una Colección Permanente cuya presentación se realiza de un modo dinámico de manera que la totalidad de sus fondos se puede ir mostrando al público a través de presentaciones que proporcionan diferentes perspectivas de la Historia del Arte.

Arquitectura

Ya hemos hablado de la transformación de Bilbao en ciudad de riqueza arquitectónica. En todos los puntos de la ciudad se nota esta conversión. Quizás lo que más llama la atención son los nuevos y atrevidos puentes para cruzar el Nervión. También el Ensanche y Abandoibarra constituyen la muestra del desarrollo urbanístico de Bilbao y su arquitectura, desde el siglo XX hasta nuestros días.

La zona de Abandoibarra cuenta con 348.500 m2 situados en el corazón de la ciudad, y constituye actualmente un museo de arquitectura al aire libre, con la colaboración de primeras figuras de la arquitectura mundial como Frank Gehry , César Pelli , Javier López Chollet, Arata Isozaki, Robert Stern, Luis Peña Ganchegui o Ricardo Legorreta. No hay excusas para visitar Bilbao un fin de semana. Con estos días es suficiente, comerás inmejorablemente y descubrirás un pedazo más de la cultura vasca.

share Button

Deixe uma resposta