La paz en los Pirineos Catalanes

encantadosLa paz en los Pirineos Catalanes

Sin dudas este es un momento ideal para ir consiguiendo alojamiento en los Pirineos Catalanes antes que sea demasiado tarde. Es una realidad, estamos en plena temporada de esquí por lo que se nos podrá dificultar un poco obtener sitios disponibles, pero si lo hacemos con cierta anticipación no todo está perdido.

Lógicamente, al estar en plena temporada los precios sueles subir, vaya uno a saber por qué 😉 pero de todas formas muchos establecimientos y hoteles poseen algunas ofertas que no podemos desaprovechar por nada, más aún quienes seáis fanáticos de la práctica de este deporte.

Muchos consejos sobre ello no podría daros ya que como he dicho miles de veces, nací con dos pies izquierdos para esquiar, por no decir con manos en lugar de pies, pero no quita que no me fascinen los Pirineos Catalanes por la belleza natural que nos manifiesta, de las más bonitas del mundo aunque en este caso debo admitir que las montañas me pueden.

Me pueden en el sentido de que no resisto no estar en ellas y disfrutar el aire puro de su altura (no exageréis tampoco con miles de metros sino el aire será artificial proveniente de un tanque de oxígeno) como así de la tranquilidad y paz que se disfrutan en las alturas. Tranquilidad muy diferente a la que experimentamos en otros lados.

Por ejemplo, no mucha gente trepará 1.000 metros para descansar a diferencia de lo que puede ser un jardín botánico que también suelen ser tranquilos. Pero para quienes tenemos cierto espíritu de ermitaño-Yeti-hombre de las cavernas y muchos otros sinónimos más, no hay nada como las montañas para disfrutar en silencio de la naturaleza.

Lógicamente que muchos de vosotros pensaréis “si me subo a los Pirineos en invierno y no esquío soy un gilipollas” y muy errados no estaréis por lo que suelo recomendarlo fehacientemente aunque ello nos cueste una quebradura expuesta en nuestra pierna. Experiencia… pero igualmente admito que descender rodando de la montaña con los esquíes puestos fue algo muy divertido y bastante anormal (para quienes estaban observándome en ese momento claro, para mi era algo que se esperaba).

Por ello es que debéis averiguar sobre el alojamiento en los Pirineos Catalanes, para reservar alguno con cierta anticipación en el mejor momento del año para aprovechar y deleitarse con el esquí, uno de los más bellos deportes aunque el cuerpo muchas veces diga lo contrario.

share Button

Deixe uma resposta