Todo acerca de las plantas crasas (III)

bandeja cemitério com suculentas

Todo acerca de las plantas crasas (III)

En nuestro post anterior acerca de las plantas crasas, quedamos en la promesa de enfocarnos de lleno en técnicas y consejos de cultivo. A este punto en concreto dedicamos el presente post. El cultivo de estas plantas, por lo menos de las variedades más extendidas, es bien fácil y las únicas precauciones apuntan a prevenir su mayor enemigo: la podredumbre.

Muy pocas especies son rústicas, es decir que bajo nuestro clima no pueden permanecer el invierno al aire libre incluso en las costas mediterráneas, salvo las más meridionales o las de las Islas Baleares. Así pues muchas deben ser protegidas en esta estación y en ese sentido es preciso evitar sacarlas afuera entre el período comprendido entre mediados de Octubre y mediados de Mayo.

En la pieza donde las pongáis a pasar el invierno, debería reinar una temperatura óptima de unos 10° y 15° C y que nunca fuera inferior a 5° C. Por otra parte, un consejo válido para la gran mayoría de las especies, es que permanezcan cerca de ventanas con buena luz. Lo principal es que estén en sitios plenamente soleados para beneficiarse con un máximo de calor y luminosidad. Para no cometer errores, entiendo oportuno mencionarte a las especies que no entran en esta regla y deberás proteger con persianas o alejar de la luz; me refiero en este caso a los Phylocacuts, las Mammilarias (como la que ves en la imagen, se trata de una Mammilaria Chamela) y las Epífilas.

  • La tierra: aunque en su hábitat natural estas plantas no disponen más que de una magra alimentación y aún así sobreviven, es preferible darles la mayor cantidad posible de elementos sustanciales, que desde luego las beneficiarán. La mayor parte de ellas, se conformarán bien con una mezcla compuesta por un tercio de buena tierra franca, y el resto partes iguales de tierra de brezo, mantillo de estiércol, mantillo de hojas y arena.

Los expertos en plantas crasas suelen agregar a este compost un poco de ladrillo molido a fin de favorecer el desarrollo de las mismas. Lo que afirman con certeza, (y creo que dada su experiencia vale la pena atender a estos “trucos”) es que el compost destinado a estas plantas debe sobre todo atender a ser permeable, con el fin de favorecer la circulación del aire alrededor de las raíces y evitar que éstas se pudran.

BlogJardineria: Todo acerca de las plantas crasas (III)

share Button

Deixe uma resposta