Sydney, una bella ciudad resumen del mundo

Sydney, una bella ciudad resumen del mundo

Si te dieran dos opciones para conocer una buena parte del mundo; una recorrerlo de palmo a palmo hasta el último rincón y otra visitarlo descansadamente en dos semanas ¿por cuál te inclinarías? Si el tiempo te alcanza para tamaña empresa seguro que estaríamos en el primer caso. Pero es muy probable que al haber recorrido una pequeña porción de una parte mínima del mundo la vida ya no alcance. Sin hablar del dinero, claro está. Pero si la segunda te llega a seducir, entonces Sydney sería ideal para emprender tu viaje global. ¿Te ayudamos a encontrar hotel en Sydney? Bueno, al parecer no pocas personas en la actualidad están pensando igual ya que Sydney es en este momento una de las urbes que se perfila como los principales destinos turísticos del mundo.

sydney-vista-desde-el-marEl nombre Sydney puede que te suene muy nuevo, es más, es probable que uno se remonte a su organización de las olimpiadas del año 2000. Pero en cuanto a su historia esta ciudad tiene mucho más por decir. Las poblaciones aborígenes tuvieron en Sydney una población significativa. Tan es así que cuando los primeros europeos llegaron a esta región de Australia, se toparon con individuos muy bien establecidos.

Los inicios de Sydney se remontan a 1788, cuando era apenas una colonia que acogía a convictos de la Corona Británica, esto ante la eventual situación de defender u obtener, desde esos lugares, territorios de los franceses y holandeses y desde luego, con la obvia intención de reducir la población penitenciaria en las islas británicas. Este proceso influyó de forma dramática con el transcurrir de las décadas siguientes en la casi desaparición de la población nativa, en ocasiones cruelmente exterminada por los colonos en aumento principalmente en los siglos XVIII Y XIX.

Mientras que en los albores del siglo pasado Australia adquiría autonomía, dos ciudades a la sazón emergentes, Melbourne y Sydney, entraban en disputa por ser la capital. Asunto que fue resuelto con la designación de Camberra como sede política de la nueva nación. También en el siglo XX se produjo una modernización en la infraestructura urbana de Sydney, lo que atrajo- como ya había ocurrido antes con la fiebre del oro- una nueva corriente migratoria; primero de europeos (italianos y griegos en gran número) y más recientemente de chinos, indonesios, árabes e hispanos haciendo de esta ciudad un lugar multicultural e interesante por la interacción que puede hacerse con individuos de todas las latitudes del mundo.

sydney-opera-houseLa ciudad de Sydney pasó a ser el centro de atención mundial en el 2000 apropósito de la celebración de las Olimpiadas de dicho año. La organización exitosa de este evento y la remodelación de distintos sectores de la ciudad han hecho que a lo largo del siglo presente Sydney sea una de las opciones turísticas de muchos que buscan un destino a la vez exótico y moderno.

Entre una de las atracciones de la ciudad imposibles de pasar por alto es la Sydney Opera House -declarado el año 2007 Patrimonio cultural de la Humanidad- Fue Creación arquitectónica del danís Jorn Utzon que nos deja ver la belleza del arte abstracto en toda su magnitud. Es sede de la Compañía de ópera Australiana, de la orquesta sinfónica de la ciudad, así también de su compañía de teatro. Está administrada por la Opera House Trust, un organismo público bajo supervisión del ministerio de arte de Nueva Gales del Sur.

El Puente del puerto de Sydney (Sydney Harbour Bridge en inglés) es también otro monumento emblemático de la ciudad. Fue terminada su construcción en el año 1932, aunque su culminación se vio algo afectada por la Depresión Económica mundial de 1929. Es considerado el puente más ancho del mundo.

Sydney cuenta con dos playas a las que acuden surfistas de todo el mundo: Bondi y Manly, además de otras cincuenta a lo largo de sus costas. Todas ellas muy bien acondicionadas para recibir gran cantidad de visitantes y con restaurantes, night clubes, hoteles entre otras instalaciones adecuadas para un lugar de vacaciones.

syndey-harbour-bridgeSi buscas sumergirte en el ámbito cultural de la ciudad no debes dejar de visitar The Rocks. Es el barrio más europeo de la ciudad, con poco que envidiarle a Paris o Londres. Es el lugar en donde habitó la población aborigen ante de la llegada de los europeos y también el asentamiento de los primeros colonos. En esta parte de la ciudad se pueden encontrar tiendas de artesanía, centros comerciales con lo más actual en el diseño de vestidos y productos de belleza, joyerías. Es también el lugar en donde se sitúa el Museo de Arte contemporáneo o Museum of Contemporary con la mayor colección de arte que se pueda apreciar en Australia.

Los Jardines Botánicos Reales circundan la bahía del puerto de Sydney, reúne a una enormidad de plantas originales de Australia y otras extranjeras. Es un lugar con una inmejorable visibilidad y de un esparcimiento en armonía con lo natural. La entrada es libre y permanente.

Los rascacielos son algo muy característico en Sydney. El Centrepoint por ejemplo, de 305,00 metros de altura cuenta con un restaurante giratorio desde donde se puede observar toda la ciudad. De noche la iluminación de los rascacielos da al visitante la impresión de un fantástico paisaje artificial.

rascacielos-de-sydneySydney cuenta con un moderno aeropuerto internacional, por lo que se puede llegar directamente, es decir sin antes tener que pasar por otra ciudad de Australia. Desde luego, estamos hablando de Oceanía que tiene una ubicación lejana con relación a casi todos los puntos del globo, por lo que los pasajes suelen tener un precio alto y los vuelos son de extensa duración.

Por eso, se sugiere que si alguien desea ir a Sydney lo haga pensando en visitarla un buen tiempo, para compensar todos esos gastos disfrutando de las maravillas de esta ciudad incomparable. Después de todo, al llegar uno se encontrará con una red de transporte muy efectiva que por lo general no entra en embotellamientos o caos vehiculares.

Podemos hablar de Sydney como una ciudad joven, sin embargo es el punto de encuentro de civilizaciones que modelaron al mundo de distintas maneras. Quizás no siempre del modo que hubiésemos querido ¿Cómo podrían obviarse, pues, las atrocidades cometidas por algunos colonos en Australia contra la población oriunda de esta isla continente? Sydney a pesar de contar con la mayor cantidad de habitantes aborígenes, éstos no hacen el 1 % del total de población. Hoy ese pequeño porcentaje parece haber encontrado concordancia en un lugar compuesto por muchas minorías y nacionalidades.

Sydney resume la variedad natural y cultural de un mundo que no sólo debe aceptarse, sino puede disfrutarse. Cuando la modernidad y la naturaleza; la cultura y el esparcimiento; la conservación del ambiente y el progreso van de la mano se pueden hacer grandes cosas.

Share Button

Deja un comentario